Ivannia Petricio: Cultura de emprendimiento

Subgerente de Sustentabilidad y Comunicaciones de Espacio Atacama, Ivannia es una antofagastina que vibra con el fortalecimiento de empresarios 2.0, que busquen innovar y compartir para que sus negocios aporten al desarrollo integral de la región.

Por Catalina Aparicio / Fotografías Rodrigo Herrera

Se mueve como pez en el agua cuando hablamos de desarrollo productivo. De hecho, puede decirse que es una de las protagonistas de lo que hoy se conoce como ecosistema de la innovación, es decir ese entorno donde personas e instituciones buscan un crecimiento económico optimizando recursos de manera sostenible.

Recién empezaba su vida profesional cuando asumió un importante rol en el Cowork Espacio Atacama, donde hoy Ivannia Petricio es subgerente de Sustentabilidad y Comunicaciones, un cargo que le permite liderar proyectos que fomentan la cultura del emprendimiento. Cuando empezó, pensar en negocios colaborativos parecía lejano, sin embargo, estos conceptos han encontrado tierra fértil en nuestra zona, gracias a personas con ideas innovadoras y disruptivas que son transversales a todas las industrias.

¿Cómo nace Espacio Atacama?
Nace el 2015 a través de la Fundación Mi Norte, que es una organización que tiene el objetivo de promover el desarrollo del emprendimiento en la Región de Antofagasta, pero sobre todo generar una cultura asociada a este tema. El inicio de Espacio Atacama fue gracias a la visión de siete directores que son emprendedores de Endeavour y que vieron un nicho no explorado en nuestra Región.

Se dieron cuenta que es posible gestionar negocios de manera colaborativa a partir de un modelo donde interactúan diversos entes, tanto privados como del Estado. Tal como ellos pudieron obtener beneficios relacionados al crecimiento de sus negocios, buscaron la forma de replicar este formato en otros segmentos y así inspirar a aquellos que quizás tenían las ideas y las ganas, pero no sabían por dónde empezar.

¿Qué encuentran los emprendedores cuando llegan a ustedes?
Esperamos que se sientan acogidos. Espacio Atacama es un lugar físico que está pensado para que las y los diferentes emprendedores puedan trabajar y sepan que tienen “una oficina”. Además, estamos constantemente entregando capacitaciones, charlas, mentoría, asesoramiento financiero, acompañamiento, fortalecimiento de sus proyectos, entre otras cosas.

¿Cómo fueron vinculándose con las y los emprendedores?
Fue gracias a ellos mismos. Y es que muchos ya se conocían y fueron “pasándose el dato” de nuestros servicios. También agradecemos mucho el apoyo que siempre hemos tenido de CORFO, que informaba y difundía nuestros objetivos. Finalmente es un trabajo colaborativo entre la empresa privada, la institución pública, las fundaciones y organizaciones sin fines de lucro, y todo en pro de la comunidad y su gente.

Desde el inicio tuvimos muy buena recepción, lo que fue incrementándose gracias a actividades constantes y a que tratamos de jamás abandonar una idea, pues si un proyecto no cumplía con nuestras condiciones, buscábamos siempre la forma de derivarlos a otros lugares donde los pudieran ayudar o los orientábamos para ver las opciones estratégicas que tenían.

 Una vez seleccionados los emprendimientos, ¿cuál es la siguiente etapa?
Reciben un asesoramiento por parte de dos o tres mentores, ejecutivos y profesionales que les traspasan sus propias experiencias como empresarios ya formados en el mercado, para que aprendan de los errores de otras historias y así llevar a cabo sus proyectos de forma más efectiva.

Existen otros emprendimientos adelantados que necesitan apoyo en la parte legal, generación de licencias, parte financiera, entre otros. Nosotros estamos para apoyarlos en lo que requieran.

VIDA INNOVADORA

“Los conceptos de emprendimiento e innovación siempre estuvieron rondándome. No sé si viene en los genes, pero sí creo que es un estilo de vida, que hoy en día toma más fuerza, ya que los jóvenes se la juegan cada vez más por hacer lo que les gusta y no lo que se les impone”, relata Ivannia.

Nacida en Antofagasta, estudió en el Instituto Santa María y continuó sus estudios en la Universidad Católica del Norte, desde donde egresó como Ingeniera en Construcción. “Recibí muchas herramientas, pero me di cuenta que no era el camino que quería continuar. Es ahí donde aparece Fundación Mi Norte, buscando una persona que se hiciera cargo de desarrollar esta línea de trabajo llamada Cowork Espacio Atacama; un espacio colaborativo creado para brindarle ayuda gratuita a emprendedores con base en innovación. No lo pensé dos veces y me embarque en este desafío”.

¿En qué etapa están ahora y cuáles son los desafíos en el corto plazo?
Ahora estamos en proceso de “cambio de casa”, hemos crecido bastante en el último tiempo y eso nos llevó a pensar en grande. Nos vamos a un lugar mucho más grande, con ochocientos metros cuadrados y en una zona muy estratégica de la ciudad. En unos meses más también estaremos presentes físicamente en el edificio corporativo de Minera Escondida, con un espacio de casi mil metros cuadrados y que está pensado para emprendimientos de toda la comunidad. Será un lugar donde esperamos que lleguen mujeres, jóvenes, universitarios y todas las personas interesadas en emprender con ideas originales.

¿Qué proyecto es el que más te llena de orgullo?
Todos en realidad, pero destaco “El Efecto Eureka”, que es un programa educacional para los alumnos de liceos técnicos de tercero y cuarto medio, a quienes se les enseña a tener desde ya una cultura y mentalidad emprendedora. Es un programa que primero capacita a los profesores para que ellos también sean parte del proceso. Luego, se dan charlas a los estudiantes para que decidan qué les gustaría hacer cuando finalicen sus estudios, ya sea si prefieren seguir estudiando en la universidad o si quieren emprender a través de los diferentes programas de estudio que podemos ofrecerles. Tenemos hermosos resultados gracias al apoyo de la CMDS y a nivel privado la Minera Mantos Cooper. Hoy también está presente CORFO.

¿Cómo es la recepción de los alumnos?
Muy buena, las clases de emprendimiento han sido todo un éxito. Nosotros pensábamos que tal vez no iban a asistir con muchas ganas porque lo verían como una asignatura obligatoria, pero la verdad es que estaban súper emocionados. Son jóvenes con ideas muy buenas y nosotros, además de darles las herramientas técnicas de cómo hacer sus proyectos, les entregamos confianza para que generen habilidades blandas también. Hoy tenemos financiados cuatro proyectos de un total de sesenta que fueron presentados. Esperamos tenes apoyo para financiar muchos más.

¿Cuáles son tus conclusiones de toda esta experiencia?
Yo como encargada de desarrollar nuevos programas dentro de lo que realiza Fundación mi Norte espero reflejar en cada idea todo el amor que siento por mi ciudad.

Antofagasta ha crecido vertiginosamente y eso es porque, desde mi punto de vista, tenemos grandes personas con ideas muy buenas, que han apostado por concretarlas. Ser parte de ese proceso es muy gratificante, porque sé que estoy entregando un granito de arena al desarrollo de la región. Ya estamos pensando en extendernos al resto de la región, Mejillones, Tocopilla, Sierra Gorda; la idea es generar conectividad y colaboración entre todos, por todos y para todos en la Región de Antofagasta.

¿Cuál es el llamado a las y los emprendedores de la región?
Que se acerquen, que nos conozcan, que se atrevan a innovar y a concretar sus ideas. Es importante que no tengan miedo de elegir el camino del emprendimiento, pues es un mundo muy bonito y gratificante. Finalmente, son ideas propias las que ejecutas y terminas realizando algo que te gusta y que es de tu propia creación. Espacio Atacama está para apoyar a todas las personas que lo deseen, de forma gratuita muchas veces, ya que nuestras charlas, mentorías y muchos de los servicios que entregamos son sin costo para la comunidad.

La vida del emprendedor está llena de cosas emotivas que generan un crecimiento, he conocido mucha gente, de muchos perfiles, y de todas aprendes algo.

 

“Fundación Mi Norte, es una organización que tiene el objetivo de promover el desarrollo del emprendimiento en la Región de Antofagasta, pero sobre todo generar una cultura asociada a este tema. El inicio de Espacio Atacama fue gracias a la visión de siete directores que son emprendedores de Endeavour y que vieron un nicho no explorado en nuestra Región”.

“Antofagasta ha crecido vertiginosamente y eso es porque, desde mi punto de vista, tenemos grandes personas con ideas muy buenas, que han apostado por concretarlas. Ser parte de ese proceso es muy gratificante, porque sé que estoy entregando un granito de arena al desarrollo de la región”.