Staff on demand

Eduardo De la Hoz y María Paz Vargas, myWorkUp

Se trata de una revolucionaria aplicación móvil para la gestión y el desarrollo de eventos, que sistematiza los procesos de contratación de personal, control y reporte final. Un proceso muchas veces largo y complejo que esta startup simplifica en un solo clic gracias a la creación de un algoritmo de matching entre lo que busca el cliente y lo que ofrece la comunidad de usuarios. Creada por un viñamarino en España hace tres años, y con recientes aperturas en Chile y México, solo el 2017 ya facturó un millón de dólares. ¿Sus ventajas? En estas páginas.

Por Macarena Ríos R./ Fotografías Mariela Sotomayor

“Nuestro activo es el capital humano. ¿Quién tiene doce mil personas conectadas en Chile dispuestas a trabajar en eventos y promociones? ¿Con sus fichas personales, horarios disponibles y rango de salario? ¿Quién más puede contratar a doscientas personas en cuarenta y ocho horas y en forma remota?, pregunta Eduardo de la Hoz, CEO y fundador de la única startup que permite contratar personal on-line y que está revolucionando la manera de trabajar.

Con dos capitales CORFO bajo el brazo —que los han ayudado a mejorar los procesos de backoffice—, myWorkUp lleva un año en nuestro país. La alianza con Vive Snack (parte del holding de Movistar Arena), ha sido un hito importante dentro de su plan de crecimiento, y su innovador modelo de staff on demand tiene a varias marcas entre sus clientes. Sus cuarteles generales están ubicados en la incubadora de negocios de la PUCV, Chrysalis, liderada por su Country Manager, María Paz Vargas. Y es justamente aquí donde nos juntamos para la entrevista.

Pero, ¿cómo funciona esta maravilla? myWorkUp es una plataforma que tiene una parte mobile, que trabaja con los usuarios y otra web para los clientes, productoras y agencias de eventos.

De paso en nuestro país, Eduardo abre su notebook para presentarme la plataforma myworkup.cl. “Hay un pre registro en la web para clientes y marcas potenciales”, explica. Inmediatamente se despliega una página lista para diseñar una campaña, con los datos básicos del evento como fecha, hora, lugar, duración, recursos y definición de los perfiles. Y la plataforma se encarga del resto, desplegando otra página con los candidatos interesados en trabajar en ese evento. Cada uno con una ficha y su book de fotos. Si el cliente quiere puede chatear con ellos para validar sus aptitudes.

“Por ejemplo, como cliente quiero hacer un volanteo el próximo domingo, de diez de la mañana a cuatro de la tarde. Pero quiero contratar a seis promotoras sobre 1,65 mts., que tengan más de veintiún años y quiero pagar siete mil pesos por hora”, explica María Paz. Introduce dichas variables en el sistema y en cosa de segundos este arroja que hay trescientas personas interesadas. “Ahora fíjate que voy a cambiar la altura solicitada: será de 1,70 mts”. Luego de modificar la variable, el número de candidatos baja a doscientas cincuenta personas. “El cliente sabe desde el principio cuál será el presupuesto total, qué porcentaje se llevará myWorkUp y también cuántas personas están dispuestas a trabajar y cuánto ganarán por ello. Es un proceso muy transparente”.

¿Cómo es el modelo de negocio de myWorkUp?
Cobramos el veinticinco por ciento sobre la masa salarial de las personas contratadas a través de la plataforma.

LA DEMOCRATIZACIÓN DE MYWORKUP

 Una encuesta a nivel mundial arrojó que al ochenta y cinco por ciento de los estudiantes le gustaría trabajar free-lance, sin embargo de ellos sólo el quince por ciento logra hacerlo. “El resto no lo hace porque no le llega la oferta adecuada, porque no tiene tiempo de ir a la agencia, o porque muchas veces su currículo queda en secretaría”, explica María Paz. “Esta aplicación gratuita busca democratizar el acceso al trabajo. Queremos darle la oportunidad a chicos que no tienen el contacto de una agencia, que no saben dónde ir y que quieren trabajar”, añade De la Hoz.

¿Y para inscribirse solo deben descargar la App?
Claro. Cada usuario define su perfil: lugar geográfico donde puede trabajar, los horarios en que está disponible, de qué quiere trabajar (volantera, promotora, vendedora, etc.) y cuánto quiere cobrar por ese trabajo. Cada usuario tiene una valoración distinta. Cuando la gente se apunta a una campaña aparece rankeada en el sistema. Mientras más arriba estén, son mejor evaluados.

¿Qué elementos determinan esa valoración?
El desempeño en el trabajo, la cantidad de postulaciones, la rapidez en las respuestas, entre otras variables. Este sistema se parece mucho al SEO de Google. Lo que hace es recomendar personas idóneas para el trabajo que una marca necesita.

¿Cuál es el nivel de respuesta?
El nivel de rotación de la gente es enorme y el ratio de respuesta está entre un diez a un quince por ciento. Es decir, si el matching arroja trescientas personas que encajan para un evento determinado, solo se inscribirán entre treinta y cuarenta y cinco interesados. Por eso necesitamos de una gran comunidad para trabajar.

A menos de un año de su puesta en marcha en nuestro país, myWorkUp ya tiene una base de datos medible de doce mil personas dispuestas a trabajar en eventos. De ellas, cerca de un setenta por ciento corresponde a personas de Santiago y el resto vive en regiones. “El sistema está preparado para hacer una serie de procesos de filtro inicial para activar y validar a los usuarios en forma virtual”, comenta María Paz.

“Tenemos un gran know-how, todos los socios venimos del mundo del marketing, los eventos y promociones, y conocemos perfectamente la problemática del factor humano. Imagínate una agencia que lleva trabajando meses en una campaña publicitaria que consiste en hacer una degustación en supermercados a nivel nacional. Diseña los volantes, los folletos, el packaging y el día del evento, no llega el quince por ciento de la gente contratada… La campaña se viene abajo porque pierda rentabilidad. Por eso el factor humano es clave”, asegura Eduardo.

¿De qué manera myWorkUp hace que funcione?
A través de la sistematización de procesos. Nosotros hacemos todo el proceso de reclutamiento del personal. Eso engloba la búsqueda, selección y contratación. Tenemos conectadas aquí en Chile a doce mil personas y en España a treinta y dos mil. El sistema dirige automáticamente las publicaciones en forma personalizada a cada usuario. En España tenemos un cliente que lleva mil cien eventos de promociones durante este año. Más de cinco mil jornadas laborales. ¿Y sabes cuántas personas han faltado durante todo ese tiempo? Una. Te imaginarás que el cliente está encantadísimo.

¿Qué pasa cuando una promotora llega tarde a un evento o simplemente no aparece?
Si llega tarde, se le perdona una vez, pero si no llega, la bloqueamos. Hay doce mil personas esperando trabajar.

HECHO A LA MEDIDA

Cada vez que un cliente publica un evento, le llega un aviso personalizado a los usuarios. “Sólo los candidatos idóneos reciben un email y una notificación push con la oferta laboral y los interesados se inscriben a través de la App. Los clientes eligen los perfiles que más se ajusten a sus necesidades”.

¿Cómo es la selección de las promotoras para un evento?
El sistema se encarga de decirte quién está mejor calificado para un determinado evento. ¿Cómo lo calculamos? A través de diversos parámetros: experiencia, preparación, interacción, currículo. Tenemos una herramienta muy potente para sistematizar los procesos de selección y contratación de personal en forma rápida, eficiente y en línea. Si el cliente quiere, además, hacer una entrevista personal, no hay problema, pero es un cobro aparte.

¿Qué tipo de perfiles solicitan los clientes?
Promotoras, anfitrionas, cajeros, vendedores, encuestadores, coordinadores, volanteros.

¿De qué se trata el reporting on-line?
Permite al cliente conocer cómo está transcurriendo la acción en tiempo real. Para ello, el  elemento revolución que nosotros tenemos es el celular. Por ejemplo, cuando unas promotoras llegan para un volanteo a un punto determinado, les hacemos un control de entrada geolocalizado a través del móvil que comprueba que están ahí.

No es necesario un supervisor
Nosotros apelamos a una comunidad fidelizada y a que estamos trabajando con personas responsables. Contamos con una aplicación para chequear que a la promotora no le falte nada: folletos, jockey, pendón, etc. Al llegar al lugar del evento debe contestar un check list para hacer un control. Si este evento ocurre un día en Santiago no tiene mayor valor. El valor está cuando existen veinte acciones de estas a lo largo de todo Chile en forma simultánea. Por eso decimos que myWorkUp está hecho a la medida de las necesidades de cada cliente.

“No solo es estar en un evento y hacer check list. También hay que ir reportando periódicamente a través del envío por sistema de fotografías in situ. La cantidad de fotos y la periodicidad con que se envíen lo dará el cliente. Así se controla”, explica De la Hoz.

¿Cuál ha sido el mayor desafío?
Diseñar el software. Estuvimos un año completo desarrollándolo junto con un abogado, especialista en temas laborales, un publicista, con mucha experiencia en el diseño, y junto a un equipo tecnológico. Un año invirtiendo en programar, probar la aplicación, testear. Hay una parte de clientes que es una web, otra parte de administración que es nuestra y dos software de mobile (Android e IOS).

¿Qué viene para myWorkUp?
Vive Snack se ganó la concesión de Movistar Arena en Colombia y nos han pedido seguir operando con nosotros allá. Sin embargo esta vez les dimos la franquicia con toda la formación y tecnología para que ellos se hagan cargo de la implementación allá. Además, estamos con una ronda de inversión de setecientos mil euros para seguir potenciando la parte comercial de España, dar soporte a Chile y prospectar dos nuevos países europeos: Francia e Inglaterra. Esto solo comienza.

“Esta aplicación gratuita busca democratizar el acceso al trabajo. Queremos darle la oportunidad a chicos que no tienen el contacto de una agencia, que no saben dónde ir y que quieren trabajar”, explica Eduardo De la Hoz.

“En España tenemos un cliente que lleva mil cien eventos de promociones durante este año. Más de cinco mil jornadas laborales. ¿Y sabes cuántas personas han faltado durante todo ese tiempo? Una”, Eduardo De la Hoz.

“El sistema está preparado para hacer una serie de procesos de filtro inicial para activar y validar a los usuarios en forma virtual”, comenta María Paz Vargas.